admin junio 2, 2019

Existen diferentes puntos de vista con respecto a las modas de hecho hay quienes las critican por considerar que solo se es esclavo de ellas. Y por lo general no sabemos ni por qué las seguimos aunque lleguemos a sentirnos bien con algunas. Debe tomarse en cuenta el entorno que nos rodea y la influencia que los amigos ejerzan sobre nosotros ya que esto puede influir poderosamente en nuestra opinión.

Las normas sociales rigen la conducta de los seres humanos y en ocasiones tendemos a seguir con lo que nos identificamos o nos da un sentido de conformismo Eso es lo que hace que nos apoderemos de ciertas tendencias que luego se convierten en nuestro estilo. Por ejemplo hablemos de la moda casual y la clásica.

Moda casual: este término como su nombre lo indica alude a lo casual, esas actividades que por lo general no hemos planificado previamente y donde no existe ningún tipo de normas establecidas. Aquí se aprovecha a reflejar la personalidad y lucir de forma cómoda, como vaqueros, chores, deportivos o una tendencia un poco urbana. Como cuando las mujeres van de compras y los esposos al mecánico.

Moda clásica: este se apega un poco más a la sociedad y es un estilo lineal perfilado y elegante ofrece aplomo y seguridad de quien lo porta y por lo general es usado por personas maduras, serias o por compromisos de trabajo. Resaltando los colores sobrios y añadiendo al estilo naturalidad. Por lo que en tu vestuario no debe faltar el vestido negro clásico, la falda recta y el pantalón tubo. Para esas ocasiones en que serás una mujer clásica.